El canal tradicional, compuesto por tiendas de barrio, autoservicios independientes, droguerías, panaderías, cafeterías y licorerías entre otros, es el canal que más concentra gasto para la industria de consumo masivo en Colombia.

La En primer lugar, podemos encontrar un canal tradicional que empieza el 2021 en proceso de recuperación. Durante el año 2020, debido a la coyuntura causada por la pandemia del COVID-19, el canal tradicional tuvo caídas de más de 14 puntos porcentuales, sin embargo, a final del año ya había recuperado aproximadamente 8 quedando en un -6% de caída en ventas.

Los tenderos y dueños/administradores de negocios se vieron en la obligación de tomar medidas para proteger sus establecimientos del COVID-19 y de la inseguridad, por eso durante 2020 un 5% de puntos de venta a total canal tradicional decidió restringir la entrada a su negocio a través del uso de rejas, cintas de seguridad y mostradores.

Adicionalmente, los puntos de venta del canal tradicional empezaron a implementar domicilios para seguir ofreciendo sus productos a los clientes habituales; esta vez en la puerta de sus hogares. El canal tradicional en general tuvo un crecimiento del 142% en domicilios entre el segundo semestre de 2019 y el segundo semestre de 2020.

Penetración de portafolio

Esto representa un reto para la visibilidad de las compañías de consumo masivo en el punto de venta; el shopper no puede ingresar y, adicionalmente, la cantidad de categorías manejadas por el tendero se ha reducido pasando de 51 categorías en el primer semestre de 2020 a 46 en el segundo semestre de 2020. Además, ha aumentado la presencia de categorías no industrializadas (frutas y verduras, pollos, carnes etc) en el punto de venta.

Los SKUs, por su parte, también registraron una reducción pasando de 1584 en el primer semestre de 2020 a 1317 en el segundo semestre de 2020.

Los tenderos presentaron un porcentaje alto de agotados durante la pandemia debido al modelo de servicio de los proveedores: 27,8% de los establecimientos del canal tradicional declaró que los pedidos realizados a sus proveedores están llegando a tiempo. Por otro lado, un 38% reportó que los pedidos no estaban llegando completos.

Agotados

Se registró un incremento del 16% en agotados en presentaciones personales, mientras aumentaba la presencia de productos en presentación familiar.

67,5% de los tenderos reportaron tener algún producto agotado durante la cuarentena. Las diez categorías que presentaron más agotados en el canal tradicional fueron (en orden de mayor a menor): aceite, bebidas lácteas, enlatados, gaseosa, jugo, alimentos para perros, cigarrillos, cerveza, analgésicos y arroz.

Cierres

El inicio del año, a pesar de presentar menos cierres, afectó a localidades donde hubo cuarentenas exclusivas en zonas como Suba, Engativá y Fontibón. Los puntos de venta del canal tradicional que se vieron más afectados fueron aquellos ubicados en zonas comerciales o con influencia de centros educativos, mientras los establecimientos ubicados en zonas residenciales tuvieron crecimiento.

Shopper

El shopper del canal tradicional, así como el canal mismo, está en constante evolución. Antes de la coyuntura generada por COVID-19 el ticket promedio de compra era de $3.100, sin embargo, durante el aislamiento preventivo general obligatorio, el mismo incrementó hasta $8.859. Una vez este periodo finalizó, el ticket se redujo de nuevo, manteniéndose por encima del ticket pre-covid con $4.948.

Las compras de reposición y compra rápida aumentaron y en las compras de los shoppers en el canal tradicional empezaron a cobrar relevancia categorías como aseo del hogar, alimentos preparados y legumbres y verduras.

Este fue el panorama general del canal tradicional durante el inicio del año 2021. No olvidemos que el canal es completamente dinámico y está en constante adaptación y movimiento ante las condiciones del entorno.